Boris Johnson lanza su ofensiva final para aprobar el acuerdo del Brexit

«La gente no quiere más retrasos», ha anticipado el propio Johnson en Twitter. «Vamos a culminar el Brexit el 31 de octubre y vamos a mover este país hacia delante»


El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson.
AFP

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha lanzado su ofensiva final a Westminster para aprobar su acuerdo con Bruselas en tres días. «La gente no quiere más retrasos», ha anticipado el propio Johnson en Twitter. «Vamos a culminar el Brexit el 31 de octubre y vamos a mover este país hacia delante».

A primera hora de la tarde del martes, Johnson ha abierto el debate de la Ley del Acuerdo de Retirada (de la UE), con la esperanza de lograr un primer voto favorable que sería en todo caso indicativo (el voto vinculante en la Cámara de los Comunes se produciría el jueves, pendiente aún de una ratificación final tras el paso de la ley por la Cámara de los Lores).

Johnson ha lamentado la ocasión perdida el pasado sábado, cuando el ex conservador Oliver Letwin presentó una enmienda (aprobada por 322 votos a 306) que le forzó a pedir a Bruselas una extensión del Brexit y a aplazar la votación de su propio acuerdo por temor a una derrota parlamentaria.

«Hoy tenemos la oportunidad de enmendar lo ocurrido y culminar el Brexit», ha declarado el ‘premier’ ante la doble prueba de fuego de este martes, en la que se votará también el calendario con los tiempos para aprobar la legislación antes del 31 de octubre.

Johnson podría lograr una simbólica victoria en el voto indicativo o ‘segunda lectura’ de su ley, con la ayuda de la veintena de diputados expulsados del Partido Conservador y con el apoyo de un importante número de laboristas pro-Brexit dispuestos a desafiar a su líder, Jeremy Corbyn.

Pero la votación decisiva será la que se produzca después, cuando el Parlamento determine el calendario propuesto por el Gobierno para forzar la máquina y llegar a tiempo al 31 de octubre. Decenas de diputados han criticado a Johnson por pretender aprobar su ley en un tiempo «relámpago» (tres días, en contraste con los 11 para la votación del Tratado Lisboa o los 23 para el Tratado de Maastricht) y sin tener siquiera información sobre el impacto económico de la salida.

Los diputados expulsados del Partido Conservador, encabezados por el ex secretario del Tesoro Philip Hammond y el ex secretario de Cooperación Internacional Rory Stewart, han expresado su preocupación ante la posibilidad de que el Gobierno pudiera finalmente optar por una salida sin acuerdo tras el período de transición que culmina en diciembre del 2020.

Boris Johnson ha mantenido negociaciones a dos bandas hasta el último momento con el objetivo de lograr hoy una doble victoria que le de suficientes garantías para sacar adelante la ley y superar incluso el bombardeo previsto de enmiendas. Fuentes de Downing Street informan sin embargo a la BBC de que el Gobierno podría retirar la tramitación de la ley si pierde la votación del calendario.

En ese caso, y si el Parlamento Europeo aprueba simultáneamente la extensión del Brexit, Johnson podría arrojar finalmente el guante y retar a la oposición a la convocatoria de elecciones anticipadas antes de tres meses para romper el ‘impasse’ político.