Ihoannis y Dancila competirán por la presidencia de Rumanía en segunda vuelta

El gobierno de Viorica Dancila cayó en una moción de censura presentada por la oposición conservadora y liberal. La segunda vuelta será el día 24.


El presidente rumano, Klaus Iohannis, tras votar en Bucarest.
ROBERT GHEMENT EFE

La Presidencia de Rumanía se decidirá en segunda vuelta al no superar este domingo ninguno de los candidatos el 50% de los votos requerido. Entre los 14 aspirantes que concurrían a la Jefatura del Estado está su actual inquilino, el conservador Klaus Iohannis, que se mantiene como favorito.

Según los sondeos a pie de urna difundidos por los medios rumanos tras el cierre de los colegios electorales, Iohannis habría recabado el 39 % de los apoyos, muy por debajo del 45% que le auguraban los institutos demoscópicos. Aún así, victoria de Ihoannis en esta primera ronda electoral, cuyos resultados definitivos se darán a conocer hoy, ha sido clara.

La ex primera ministra Viorica Dancila, su principal rival y con quien deberá medirse el próximo día 24 en segunda vuelta, habría obtenido el 22,5% de los votos, una diferencia que no se explica tanto por la popularidad de Iohannis como por la mochila que lleva a cuestas Dancila y el Partido Social Demócrata (SPD), dirigido por el muy controvertido Livio Dragnea, condenado a tres años y medio de cárcel por corrupción.

Considerada una marioneta de éste, Dancila y su Gobierno cayeron en una moción de censura presentada por la oposición conservadora y liberal y a la que se sumó prácticamente toda la cámara el día de su votación, el pasado 10 de octubre. El texto de la moción acusaba directamente a Dancila de haber dirigido el Ejecutivo «más nocivo» que ha tenido Rumanía desde la caída del comunismo en 1989. El Gobierno, entre otros, intentó hasta el último minuto evitar la sentencia a su líder con una serie de reformas legales encaminada a suavizar las leyes contra la corrupción, pese a las críticas de la sociedad civil, de la clase política y de Comisión Europea. Una de sus artimañas que más escandalizó a la opinión pública y a Bruselas fue la destitución de la fiscal anticorrupción, Laura Kövesi, responsable de enviar a la cárcel a muchos políticos. Kövesi dirige actualmente la Fiscalía Europea contra el Fraude

Iohannis cuenta para su reelección con el apoyo del Partido Nacional Liberal (PNL) del recién investido primer ministro, Ludovic Orban. una figura en el «fin de una pesadilla» que fue el Gobierno de Dancila y, aparentemente, dispuesto a marcar un nuevo comienzo en la lucha contra la corrupción, un mal endémico en este socio de la Unión Europea.

Si Iohannis revalida el cargo, la Presidencia y el Gobierno de la república, estarían en sintonía, al menos por un año. Rumanía celebra elecciones generales a finales de 2020.