Polonia celebrará finalmente elecciones presidenciales el 28 de junio con voto presencial y por correo

El Parlamento fija una fecha definitiva para los comicios tras su suspensión por la pandemia del coronavirus

El presidente polaco, Andrzej Duda, y su mujer, Agata Kornhauser, este...

El presidente polaco, Andrzej Duda, y su mujer, Agata Kornhauser, este miércoles en el Palacio Presidencial de Varsovia.
ANDRZEJ LANGE / EFE

La saga por entregas en la que se han convertido las elecciones presidenciales polacas llega a su fin el próximo día 28, casi un mes y medio después de lo previsto. La fecha electoral ha sido anunciada oficialmente por la portavoz del parlamento, Elzbieta Witek, después de que este aprobara la modificación de la Ley Electoral para dar cabida a un sistema de votación presencial y por correo y pusiera la organización y supervisión de los comicios en manos de la Junta Electoral.

Fueron algunas de las pocas enmiendas que pasaron la criba del Sejm [Cámara baja], dominado por el gubernamental partido Ley y Justicia (PiS) de las que había planteado el Senado, en manos de la oposición. Inmediatamente después de la aprobación de la nueva norma, el presidente Andrzej Duda la sancionó para que pudiera publicarse en el boletín oficial del Estado y dar luz verde, este mismo miércoles, a la campaña electoral.

En la primera versión de la ley electoral aprobada por el PIS, para sortear la imposibilidad de celebrar elecciones a la vieja usanza debido a la pandemia del coronavirus, sólo se contemplaba la posibilidad de votar por correo y el organismo encargado de la celebración era la empresas estatal de correos. La oposición llamó a boicotear la votación, que debía haberse celebrado el 10 de mayo, ante la falta de garantías que ofrecía una ley hecha a la medida del PIS y de su candidato. También en la Comisión Europea saltaron las alarmas.

El siguiente capítulo fue un acuerdo de última hora entre el líder del PiS, Jaroslaw Kaczynski, y el ex viceprimer ministro Jaroslaw Gowin -quien había dimitido meses antes por disensos internos- abrió la puerta a una situación enquistada. Se decidió, simplemente, dejar pasar la convocatoria para que el Tribunal Supremo las declarase inválidas. La sentencia del Alto Tribunal se produjo la semana pasada, después de que Malgorzata Manowska fuera designada presidenta a propuesta del Gobierno.

La fecha del 28 de junio se ajusta a los plazos legales, pero no garantiza una campaña electoral equitativa, ya que durante todo este tipo el candidato Duda ha jugado con ventaja, ejerciendo la presidencia, mientras que el resto de las formaciones apenas podían celebrar mitines por las restricciones al derecho de asamblea y de movimientos. También en los últimas semanas, la oposición liberal, Plataforma Cívica, ha cambiado de candidato ante los pobres resultados que su cabeza de lista daba en las encuestas.

Duda, favorito en los sondeos, aspira a un segundo mandato teniendo como principal contrincante a Rafal Trzaskowski, ex alcalde de Varsovia.Otros aspirantes son el líder del Partido Campesino Polaco, Wladyslaw Kosiniak-Kamysz; el izquierdista Robert Biedron, el ultraderechista Krzysztof Bosak y el periodista Szymon Holownia. De no conseguir ninguno de los candidatos mayoría absoluta, habrá segunda vuelta.

Aprobado el sistema de votación mixto, devueltas las competencias a la Junta Electoral y sin ninguna posibilidad de aplazar la fecha del 28 de junio, la clave ahora está en determinar las circunscripciones que deberán proceder a la votación por correo siguiendo, al menos teóricamente, criterios puramente epidemiológicos. En la versión anterior de la Ley, el PIS puso esa decisión en manos del ministro de Sanidad, en lo que la oposición valoró como una estratagema para impedir el voto presencial en las grandes ciudades, donde el PiS tiene menos fuerza.