Solución a la pequeña agricultura en crisis

A través de sus redes sociales el ex ministro de agricultura y ex candidato a gobierno regional de Cajamarca Absalón Vásquez, hizo público algunas propuestas para salvar de la crisis a la pequeña agricultura en el Perú, la nota dice lo siguiente:

La pequeña agricultura en crisis

La pobreza y el hambre campea en la pequeña agricultura y en la agricultura familiar en la costa, sierra y selva. Por ello me permito sugerir que el Ejecutivo y el Legislativo analicen e implementen las siguientes medidas:

  1. Generación de empleo temporal en todo el sector rural en la limpieza de canales, drenes, mejoramientos de caminos, limpieza de cauces de ríos y quebradas, producción de plantones de árboles, plantación de árboles, construcción de zanjas de infiltración en laderas, construcción de reservorios familiares, entre otros.
  2. Compra directa de alimentos a las organizaciones de los productores locales para los Programas Sociales y que sean financiados con Fondos del Estado, para ser distribuidos a las poblaciones beneficiarias, de esa forma se asegurará mercado y precio a los productores, evitando su mayor descapitalización y quiebra.
  3. En el Programa Reactiva Perú, que va a implementar el gobierno, se debe considerar una línea de créditos con tasa de interés no mayores a 4% anual.

4. Para la Agricultura Familiar, otorgar créditos en especie, tales como, semillas, fertilizantes, herramientas, semilla de pastos, reproductores, entre otros, mediante un mecanismo de Fondos Rotatorios

Para graficar la actual situación de los pequeños productores agrarios, se tiene que los productores de papa están vendiendo su cosecha en chacra entre 0.20 a 0.30 centavos de sol por kilogramo. De igual manera otros productos que se van cosechando. El precio de leche fresca en chacra varía entre 0.8 a 1.0 sol el litro, con estos precios las familias campesinas no recuperan ni siquiera sus costos de producción y consecuentemente, se empobrecerán más aun y si a esto le sumamos que en varias regiones del país, especialmente en la zona alto andina la falta de agua de lluvia, la rancha y las heladas afectaron las cosechas. Por todo ello, es hora de atender a estos hermanos, que gracias a su esfuerzo podemos sentarnos a la mesa a comer cada día. Estamos a tiempo de prevenir conflictos, por el hambre y la desesperanza, de la cual algunos grupos políticos pueden aprovecharse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *